La culpa de Eva. Sanando el pasado.

Toda terapia realmente efectiva, no puede pasar por alto el pasado. El pasado persigue a la persona allá donde vaya, impregnando su Sombra de creencias y prejuicios que solo hacen que ocultar emociones contenidas y haciendo que se comporte tal y como lo hace, sin dar posibilidades a algo distinto. Y la vida se convierte en una repetición de patrones interminable.

Como es en la célula, es en el órgano. Y como es en cada persona, así es en la Humanidad.

Desde Evaluziona, me gustaría reescribir ese pasado y permitir que sane la Consciencia Colectiva del Ser Humano. Dar la oportunidad a Eva, si, la Eva de Adán, a sanar su historia, porque si ella la sana, lo harán todos sus descendientes, entre l@s que me incluyo.

Según vamos creciendo, vamos dejando atrás mitos que nos acompañaron en nuestra infancia. Con los ojos de un niño indefenso, los padres aparecen como dioses todopoderosos. Pero según vamos creciendo, en la adolescencia, nos enfrentamos al dilema de bajar a nuestros padres del pedestal, analizar sus errores y los más condescendientes y atrevidos, a perdonar el daño infligido. Para darnos cuenta, más tarde, que no había nada que perdonar ya que ellos hicieron todo lo que estuvo en su mano, dado su nivel de consciencia.

La Humanidad ahora atraviesa ese paso a la adolescencia. Nuestros valores han crecido, pensamos en crear un mundo mejor y estamos comprometidos con el planeta. Por eso es importante que la historia que nos han contado, y que hemos dado por cierta con la ignorancia e inocencia de nuestra niñez, sea reinterpretada y sanada por la Luz de nuestra conciencia.

Lo primero y más urgente: quitar la culpa a Eva. Cuantos siglos cargando con ese peso infame e injusto del “pecado original”. Cuantos siglos ser mujer ha sido castigado!!! La culpa solo sirve para manipular a las personas.

Cuando escuché a Laurent Daillie decir que la mentira es una estrategia inconsciente, utilizada por un niño para no defraudar a sus progenitores y asegurar su supervivencia, much@s de los que estábamos en la sala, respiramos profundamente. Este hombre carismático, nos había quitado un gran peso de encima, pero sobretodo nos había regalado un mayor entendimiento de nuestro niñ@ interno. ¡Cómo cambiaba la historia! Ya no eramos “mentirosos”, eramos “supervivientes” y nuestro pasado se percibía diferente, por lo que nuestro presente también cambiaba.

Aquel recuerdo de mi niña, mentirosa y débil, que prefería olvidar, se tornaba exenta de culpa y con un brillo de heroísmo en sus ojos.

Me dispongo a hacer lo mismo con mi tocaya original y su pecado adjunto. Si podemos mirar a esa mujer, con ojos adolescentes, esa mujer que lo tenía todo sin esforzarse, en un Edén dispuesto para que su consciencia durmiera eternamente, y descubrir su valor y la gran confianza que tenía en la Vida, podremos sanar nuestro “pasado colectivo”.

Estamos acostumbrados a manejar el término “salir de la zona de confort”. En este nuevo mundo que queremos crear, salir de la zona de confort es prácticamente inevitable. Tenemos que dejar atrás lo conocido, la comodidad de la rutina y de tenerlo “casi” todo y arriesgarnos a dar el paso, o en su caso, el mordisco.

¿Y qué nos impulsa a hacer eso? ¡Es una locura!! Tal vez la misma insatisfacción que medraba en Eva. Algunos nos arriesgamos porque aun teniéndolo “casi” todo, nos falta lo más esencial: respeto por uno mismo. Ser fiel a tu corazón. Hemos podido mantenerlo “casi” mudo, pero en un momento dado el dolor es demasiado grande y empiezas a sospesar si, perder tu comodidad, compensa al ganar tu respeto.

Si, por supuesto. Compensa. Aunque duela.

Y eso es lo que pensó Eva. Rodeada de cuantos tesoros pudiera imaginar, su corazón le decía que había mundos por engendrar, que podría dejar volar su creatividad y sembrar belleza y vida. Como cuando un niño desea imitar a sus padres, y correr como ellos y hablar como ellos. Es su naturaleza: emularlos. Si no lo hiciera, nunca crecería.

Imaginad si regañamos a un niño por su anhelo de crecimiento!!!!!

Eva, solo hizo lo correcto.

Querer parecerse a su Padre, o al ser que consideraba su padre (cada cual a su gusto, ya que es vuestra historia). Y para hacer lo correcto, tuvo que armarse de valor y desobedecer. Cuestionarse las leyes impuestas (signo de madurez) y dejar atrás su zona de confort. ¡Respirad profundamente! La Madre de la Humanidad nos está dando una lección de arrojo y claridad mental.

Cambiad el origen de nuestra historia como seres humanos. Mirad a Eva con una mirada nueva y así como todos los niñ@s heridos pueden sanar, que sane el arquetipo femenino en nuestro inconsciente colectivo. Pues es honorable desear concebir mundos llenos de vida.

Todos nostr@s llevamos sus genes, ¡ojo! Miremos a esta ancestra con admiración y agradecimiento porque si no fuera por ella, ninguno de nosotros estaría aquí. En este punto de inflexión, en este despertar de la consciencia.

Mi tributo, a esta mujer excepcional, que me recuerda cada mes mi poder de creación.

Eva Vergara Ucelay

La inmensidad

Visión tercera

Cuando veo las ruinas arqueológicas de alguna ciudad, no puedo evitar que mi mente se desate e imagine la clase de personas que habitarían entre aquellos muros y cómo serían sus vidas. De hecho, si permaneces el tiempo necesario, y permites la experiencia, la vibración del lugar puede invadirte y llegas a sintonizar con la esencia de sus gentes y sus quehaceres.

Te das cuenta de que la inmensidad se alimenta de historias mensurables. Historias que empezaron y acabaron. Una tras otra se van sucediendo en el trascurrir de los siglos y se entrelazan con las de otras ciudades cercanas. Y así va avanzando esa civilización, hasta que un buen día, desaparece dejando los restos de sus templos, los restos de sus hogares y saturando el éter de voces, que cuentan sus hazañas y desventuras.

La ciudad nace, crece y desaparece dejando un legado, a semejanza de un ser vivo. Tan vivo, que dentro de sus construcciones alberga las idas y venidas de sus habitantes…Las envidias entre hermanos de los gobernantes que van a ir desencadenando traiciones e intrigas para hacerse con el poder. Los amores de dos jóvenes, de religiones distintas, que harán estallar altercados entre clanes, obligando a los implicados a cuestionarse la propia existencia, si no es posible vivirla con amor, y un largo etcétera.

Los dramas se suceden entre los muros de la ciudadela, alimentados por dos fuerzas. La que incita y la que aplaca. La que hiere y la que sana. La fuerza que desea ir más lejos y la que prefiere quedarse. Son las  fuerzas que crean la vida, tejiéndose como una trenza.

Descarta alguna y no tendrás historias. Elimina la fuerza que incita, y la situación se irá estancando hasta morir. Suprime la fuerza que sana, y la herida crecerá hasta perecer. Excluye la fuerza que prefiere ir más lejos, y la que se queda se extinguirá por si sola.

Se necesitan las dos caras para tener la moneda completa. Se necesita el Cielo y la Tierra para que crezcan los árboles.

Y en nuestras vidas pasa lo mismo. Nuestras historias se nutren de esas dos fuerzas, encarnadas en nuestros padres generalmente. El padre que alienta y la madre que deprime. La madre que acaricia y el padre que golpea. Y así con todas las cuestiones importantes, se nos muestra la dualidad y se genera el devenir y el desarrollo de la persona que normalmente se decanta por una de las fuerzas rechazando la otra, sin ser consciente de que ella misma es fruto de su entrelazado.

En terapia, una inmensa cantidad de consultas tienen que ver con el rechazo de alguna de las fuerzas. Unos rechazamos el Yang, y otros rechazan el Yin. Y esa parte rechazada va a esconderse a la Sombra. No puede irse a otro lado porque forma parte de nosotros como nuestra dotación genética. Si rechazáramos la mitad de nuestros cromosomas (n), no existiríamos porque somos organismos diploides (2n). Por tanto si existimos, es que llevamos las dos mitades.

La inmensidad que Yo Soy, se alimenta de historias mensurables. Vidas que empezaron y acabaron y que persisten en la eternidad de mi Alma. Una tras otra se van sucediendo en el trascurrir de los eones y se entrelazan con las de otras almas cercanas. Y así va avanzando esta civilización, que Soy Yo.

Cuando abandone este cuerpo, me gustaría llevarme integradas estas dos fuerzas. Si no lo consigo, repetiré la misma historia por pura resonancia. Si lo consigo, habré ampliado mi consciencia y estaré lista para proyectar, si para proyectar, una nueva historia.

Desde aquí mi más cordial agradecimiento a María, Alberto, y en especial a Gema y Paco, de Libertad Emocional por su contribución a esta “visión”.

Eva Vergara Ucelay

 

 

 

 

Empieza la andadura, día 1

3 de Noviembre de 2017

Cualquiera puede pensar que una mujer de 47 años, con dos hijos, un trabajo estable ligado a una titulación y una vida cómoda no debería plantearse un cambio de aires. Sin embargo es precisamente cuando necesito hacerlo. El sistema no está preparado para esto, he invertido 20 años o más para formarme y ahora que domino la tarea digo que quiero empezar de cero y aprender otra cosa. Eso no es posible!!, y la productividad? y las ganancias?

Sin embargo, llega el momento de hacerme caso, dejé atrás el complacer primero a los demás y no hay postergación posible. Tomo la decisión y con ella empiezan a cerrarse puertas y abrirse otras, cortas el hilo que te une a determinadas posibilidades y empieza a enlazarse otra cadena de situaciones potenciales con mi persona. Así de maravilloso, con cada decisión que tomo, con cada acción consciente voy encaminando mi futuro.

¿Y si me preguntan por qué? No quiero enfermar por “la vida no vivida”, es una enfermedad común hoy en día, los síntomas son apatía y desgana aparentes, y detrás del telón, bien escondido de miradas ajenas, un creciente enfado contigo misma, por no atreverte a vivir, por solo intentar sobrevivir.

¿Y si me preguntan qué necesidad hay? Toda y ninguna, es justo cuando se llega a la paradoja que puedes darte el lujo de disociarte de tu realidad y ser puramente observadora. Me digo, podría seguir en mi puesto, rumiando resentimiento y llegar a la muerte pensando que aprendí lo que tenía que aprender. O podría salir de mi zona de confort, creyendo en mi misma y llegar a la muerte pensando que al menos lo intenté. Y ciertamente si puedo elegir, como es el caso, elijo creer en mi misma.

Eva Vergara Ucelay

 

LAS METÁSTASIS NO EXISTEN

METÁSTASIS: UN CABALLO PODRÍA DAR A LUZ A UN TERNERO

Si yo defendiera la teoría de que un habitante de China, de raza asiática, que siempre se ha comportado como una persona normal, puede empezar a reproducirse sin control y no conforme con eso, un buen día, puede dejar su hogar con la idea predeterminada de viajar a África. Sin ningún motivo aparente, solo su propia malignidad y su anhelo de conquista. Además, lo más sorprendente, es que durante el viaje ha de transformarse en un hombre distinto: cambiar su piel amarilla y tornarla negra, además de sus facciones, su estatura y cambiar su pelo de liso a rizado. Es decir, su información genética al completo. Y una vez convertido en otro hombre, volviera a reproducirse sin parar. Si yo defendiera esa teoría, ¿cómo me llamarían?

Más allá de lo que me contaron en la facultad sobre oncología, reconozco mi ignorancia en el tema de las metástasis. Al intentar paliar esa ignorancia, me encuentro que todos los informes que puedo consultar hablan de probabilidades, de que un cáncer puede metastatizar y en qué porcentaje se espera que lo haga en un sitio u otro. Como si el caos siguiera unas pautas.

Y me llama la atención que se explique a un paciente que su cáncer tiene esas probabilidades, y se le dé incluso una estimación de años de vida en base a esos estudios, sin tener en cuenta que cada persona es un mundo.

Mi pregunta es:¿cómo relacionan un tumor en un órgano con otro en otro órgano?

Cualquier tumor que se presente después de un primario, se considera una metástasis de éste.

La metástasis se define como la reproducción o extensión de un tumor a un órgano distinto de aquel en donde se inició, entonces según esta definición cuando un osteosarcoma (tumor primario porque es el primero que aparece) metastatiza en pulmón(tumor secundario porque es a donde se extiende), se supone que lo que ocurre es que una célula ósea u osteoblasto, se desprende del tumor primario y viaja a pulmón donde arraiga y comienza a multiplicarse. Se estaría produciendo un tejido óseo en pulmón. Con lo cual, trás el estudio histológico, que no es más, que ver el tipo de células que forman un tejido, se podría diagnosticar fácilmente una metástasis: se verían osteoblastos (células óseas) creciendo entre neumocitos (células pulmonares).

Sigo buscando información y en la Enciclopedia Médica me siguen diciendo lo mismo: “Las células cancerosas de un tumor de metástasis hepática no son verdaderamente células hepáticas. Son células de la parte del cuerpo donde comenzó el cáncer primario (por ejemplo células cancerosas de mama, colon o pulmón”.

Por tanto saber de quién es el hijo (tumor secundario), es tan fácil como ver a qué padre se parece (tumor primario).

Sin embargo, esto no es así. No se encuentran células mamarias creciendo en el hígado. A mi entender las definiciones y los conceptos médicos entran en contradicción con los estudios y las investigaciones de universidades y hospitales.

Cito el estudio del Hospital clínico quirúrgico “Hermanos Ameijeiras”, de la Habana, Cuba sobre “Metástasis hepática como forma de presentación de cáncer”

En las conclusiones dice: “la hepatomegalia constituyó la manifestación clínica principal y el adenocarcinoma la histología más usual. No se logró identificar tumor primario en el 28,3% de los casos (CPO o cáncer de primario oculto)”. En los casos que se logró identificar “la localización del tumor primario se hizo por TAC,  endoscopia y  Rayos X.”

¡El estudio histológico que nos diría el tipo celular del que procede NO se utiliza como base fundamental para averiguar el origen!

Porque según sus estudios, los tipos histológicos más frecuentes encontrados fueron:

1.adenocarcinoma 38% (célula glandular)

2.carcinoma indiferenciado 19% (célula inmadura, no especializada)

3.carcinoma neuroendocrinos 12% (células que elaboran hormonas)

Es decir, según la medicina convencional, el CPO es una metástasis, pero no encuentran desde qué tejido viajó. Saben que es un tumor secundario, pero no saben cual es el primario.

El primario se desconoce porque NO se encuentra con ninguna de las técnicas de diagnóstico utilizadas (TAC, endoscopia, RX, hematología,etc) y porque NO hay sintomatología.

Lo que me están diciendo es que el hijo NO se parece al padre.

Ese osteoblasto, del que hablábamos al principio, que está multiplicándose y formando un osteosarcoma en el hueso, durante su viaje a través de la sangre, se transformaría en una célula glandular (probabilidad de 38%) en una célula inmadura o en una célula neuroendocrina que sintetiza hormonas (carcinoma neuroendocrino) cosa que antes no hacía. Lo que producía era osteoide, no hormonas.

Como decía el doctor Hamer: “Un caballo podría dar a luz a un ternero”

Es lícito que, si antes cité el estudio de unos doctores de un afamado hospital, cite ahora al Dr. Hamer, padre de la Nueva Medicina Germánica. Hamer defendía que se han hecho muchos experimentos intentando encontrar células cancerígenas viajando en el torrente sanguíneo hacia un nuevo lugar que colonizar y NUNCA se ha encontrado ninguna.

En Biodescodificación, se considera que cada tumor es fruto de un conflicto diferente. Un tumor no se disemina. Un tumor es un programa especial puesto en marcha en un tejido para solucionar un estrés biológico muy concreto. No tiene sentido en ningún otro lugar.

Y tal como lo puso en marcha, el organismo tiene la capacidad de parar ese programa especial, de modo que el tejido siga funcionando con normalidad. Eso sí, es imprescindible que cese el estrés que lo originó.

Eva Vergara Ucelay

Flecha, un amigo fiel.

Flecha. Pastor alemán de 10 años.

En “proyecto LINDA”, la hipótesis de trabajo es si los conflictos del dueño, pueden ser la causa de su animal de compañía. Ya que la otra opción sería que la enfermedad de Flecha derivara de sus propios conflictos biológicos.

Su dueño es un hombre de 40 años que está atravesando una época dolorosa debido a una ruptura sentimental. Está deprimido y triste y cuenta que el perro muchas veces le ve tumbado y le incita a que le acaricie.

Viene a consulta por disnea (dificultad respiratoria) y al hacerle una ecografía se ve un hemopericardio (sangre en la cavidad pericárdica). En el líquido que extraemos no se observan células tumorales. Se le drena y mejora pero al cabo de 2 meses vuelven los síntomas y de nuevo se le realiza un drenaje y esta vez si se ven células de carcinoma pulmonar. Además tiene hemotórax (sangre en cavidad pleural).

Tenemos varios órganos afectados:

-Por un lado el órgano diana es el pulmón, varios autores citan el “conflicto de tristeza” ligado al pulmón. Estamos en Endodermo. Es un conflicto vital, porque respirar es vital. También los intercambios afectivos o de palabras son considerados como oxigeno vital, en Biodescodificación.

– Por otro lado los derrames ( que se producen en fase de resolución):

El hemopericardio debido a un “conflicto de agresión al corazón” es  un intento de proteger su corazón, simbólicamente hablando, porque la ruptura con su pareja “le ha roto el corazón” y las serosas pertenecen a Mesodermo antiguo, siendo su misión la de proteger.

El hemotórax debido a un “conflicto de agresión” a los órganos que se encuentran en la cavidad torácica,  tanto el corazón como los pulmones.

En el caso de las patologías pulmonares hay que buscar conflictos vitales, el propietario se presta a hablar de su vida y a interesarse por su árbol genealógico en donde encontramos varias rupturas sentimentales.

Si los conflictos biológicos hubieran sido vividos por Flecha, éste debería haber vivido estos mismos DHS o Bioshocks: el de agresión a su corazón y a sus pulmones y el conflicto de tristeza, aunque en el caso del animal se contempla otra posibilidad (conflicto de miedo a morir).

El dueño me dice que Flecha no ha sido agredido por ninguna persona, ni otro perro.

El hemotórax puede ser debido al drenaje que se le practicó, pues hubo una agresión en cavidad pleural para extraer el hemopericardio.

Lógicamente, sin Rx, ni TACs, que confirmen los Focos de Hamer en el tiempo, tanto en Tronco Cerebral como Cerebelo, hablamos de posibilidades que no podemos comprobar, pero la curiosidad del caso merece nuestra atención y nuestra reflexión.

PUBLICADO EN FACEBOOK: https://www.facebook.com/notes/proyecto-linda/flecha-un-amigo-fiel/172879983432403/

Eva Vergara Ucelay

MEMORIA CELULAR

La memoria celular se asemeja a las pegatinas que vamos añadiendo a nuestra maleta de viaje, cuando recorremos los distintos países y queremos llevarnos un recuerdo de aquellas tierras que exploramos y que quede constancia de nuestro paso por allí.

En nuestro cuerpo, se adhiere, cual pegatina, esa energía bloqueada que quedó tras vivencias dramáticas. Ese Bioshock se queda memorizado en la parte del cuerpo específica que tiene que ver con la manera en que hemos vivido esa experiencia.

A nuestra amiga ESENCIA, se le ha quedado grabado en su garganta aquellas palabras que no pudo decirle a su abuelo antes de que muriera, siendo ella adolescente. La semana anterior habían discutido y ella había sido grosera con él. Y ahora, ya adulta, las palabras “Perdóname, abuelo”, andan entorpeciendo su garganta y dejándola afónica sin que ella sepa por qué.

Tiene otra memoria de separación de su gatito Puch en la pierna, las células de su epidermis estaban acostumbradas a recibir un buen masaje de Puch a la hora de la merienda cuando ella llegaba del cole y su pequeño amigo la recibía encantado de verla. Pero Puch se escapó un buen día buscando aventuras y sus células aun sienten su ausencia, aun dejan hueco para sus orejas y sus bigotes haciéndoles cosquillas, aunque cuando ESENCIA se rasca con saña su eczema, no las pueda escuchar llamándole.

En cuanto a la pegatina de la espalda, digamos que ESENCIA, se ha convertido en una mujer adulta. Es madre soltera y trabaja en la oficina y luego en casa para sacar adelante a sus dos hijos. Además cuida a sus padres, que están mayores y viven cerca. Cuando ESENCIA se acuesta por la noche en la cama después de un largo día de trabajo encuentra normal que le duela la espalda…ha subido la compra, ha cogido en brazos a Paula, ha estado limpiando la lámpara del techo del salón…de lo que no es consciente es de que ese dolor le apareció al poco tiempo de que el padre de sus hijos le dijera que se marchaba y ella sintió que era el “pilar” de su familia y que no podía fallarles.

Todo queda registrado. El resto de pegatinas son otras historias, algunas suyas, otras incluso son historias de sus antepasados que ella porta inconscientemente en ese gran espacio llamado LA MEMORIA CELULAR.

Hazte su amig@ en canal ESENCIA BIO y descubre más cosas sobre ti mism@

Eva Vergara Ucelay

Ratón, un gatito adorable

Ratón, europeo común de 8 años de edad .           

En proyecto LINDA, la hipótesis de trabajo es si los conflictos del dueño, pueden ser la causa de la enfermedad de su animal de compañía. Ya que la otra opción sería que la enfermedad de Ratón derivara de sus propios conflictos biológicos.

Exposición del caso:

Su dueña es una mujer de 50 años. Hace unos meses vienen despidiendo a compañeros de trabajo por recortes en la empresa donde lleva empleada muchos años.  Está alerta, porque ve que cada cierto tiempo despiden a alguien, aunque la dirección no comunica nada, ella está “muy mosca” y no le gusta la sensación, es como si se estuviera gestando algo desagradable, y le da muy mala espina porque la siguiente puede ser ella. Al mismo tiempo, su madre está muy enferma y ve cómo va progresando su enfermedad.

Ratón viene a consulta por leve epistaxis unilateral (hemorragia nasal) y presenta lo que parece ser una inflamación en la zona nasal. Sin embargo, el proceso no solo no remite con el tratamiento, si no que sigue creciendo y en menos de un mes Ratón muestra claramente un proceso tumoral que le deforma la cara y le impide respirar con normalidad. La hemorragia nasal sigue presente,con mayor intensidad y ahora es bilateral.

Lamentablemente, no se le pudo hacer radiografía, ni biopsia.

Biodescodifición:

En la nariz reside el sentido del olfato.

En la mucosa nasal se encuentran los receptores olfativos sensibles a las moléculas de olor. Estamos en Ectodermo. Es un conflicto vivido a través de las relaciones en el territorio, en concreto es un conflicto biológico de “esto apesta”, una situación que pinta mal, que es una amenaza.

En fase activa, se ulcera la mucosa nasal, y en fase de resolución hay regeneración celular, inflamación de los tejidos y sangrado.

La propietaria se interesa por la Biodescodificación y al comentarle el conflicto que puede haber sido el origen de la patología, comenta que “lo que le olía mal” era la situación en el trabajo, pues la enfermedad de su madre la vivía como algo ya asumido debido a lo prolongado de ésta en el tiempo.

Si el conflicto hubiera sido vivido por Ratón, hubiera tenido que vivir alguna situación que le hubiera supuesto un gran amenaza.

La dueña dice que en principio no hubo cambios en casa.

Lógicamente, sin Rx, ni TAC, que confirmen los Focos de Hamer en corteza cerebral, hablamos de posibilidades que no podemos comprobar, pero la curiosidad del caso merece nuestra atención y reflexión.

Agradezco a Ratón por haber formado parte de mi vida y ésta es mi manera de honrarle.

PUBLICADO EN PROYECTO LINDA FACEBOOK   https://www.facebook.com/bdenanimales/

Eva Vergara Ucelay

 

 

VEN RATAS DONDE SOLO HAY MIRLOS

El miedo es un mal consejero. Nos hace ver la realidad desde lo que nos asusta y esa realidad se convierte en una pesadilla que alimenta nuestros mayores temores. Es un feed-back positivo: cuanto más miedo, una realidad más atemorizante.

El miedo en su origen nos previene de situaciones peligrosas, y es sano y sensato escuchar su advertencia, pero ¿cuando deja de ser sano?, ¿cuando empieza a cortarnos las alas y asfixiarnos?

Cuando limita nuestra vida. Empezamos a dejar de hacer cosas, de conocer a personas y vamos reduciendo nuestra existencia a lo que nos es familiar para evitar la incertidumbre, la posibilidad de que acabe mal. Sin embargo, al mismo tiempo que evitamos esa posibilidad, también debemos sacrificar las otras posibilidades: la de que salga genial, la de que salga bien y la de que no salga tan bien como esperábamos.

La vida se reduce, y la vida por definición es diversidad, expansión y sorpresa.

La vida ocurre a través de nosotros porque lo que hay fuera, solo es un reflejo de lo que hay dentro. Por eso cuando entramos a ver una película al cine, cada uno de los espectadores ve una película diferente. Cada uno la filtra por sus creencias y sus miedos, por sus programaciones familiares. Y a unos les parecerá absurda y a otros una obra maestra. Incluso habrá escenas que algunos no vean, pasen por alto y no se den cuenta mientras otros perciban el más mínimo detalle.

Preguntaros si esos miedos y creencias limitantes siempre estuvieron ahí, si es así, tal vez no sean vuestros, tal vez os los inculcaron. En ese caso, no os pertenecen. Decidir si los queréis en vuestra vida o no. Y si han sido fruto de vuestras propias experiencias, os invito a reconsiderar las conclusiones que sacasteis en aquel momento. Solamente por si acaso en este momento, desde otra perspectiva y madurez los podéis gestionar de otra manera.

La vida es un paseo por un jardín exuberante: algunos verán ratas donde sólo hay mirlos.

Y diréis: ¿cómo sabes que hay mirlos, tal vez en realidad sean ratas?

Tenéis razón. Todo depende de dónde ponga mi atención.

Prefiero ver mirlos, y no perderme el paseo.

Eva Vergara Ucelay

 

 

LA CREENCIA

La creencia es una de las fuerzas mágicas que crean nuestra realidad, y digo una de ellas porque en este aprendizaje de ser co-creadores de nuestro mundo vamos oyendo muchas opiniones de otros co-creadores, que no es que estén equivocadas, si no que tal vez, sean verdades parciales de una verdad mayor.

He escuchado decir que son nuestros pensamientos los que crean nuestra realidad, he escuchado también que el combustible de la creación son nuestras emociones e incluso, los más activistas defienden los actos como origen de todo cambio. A mi parecer, el caldero de la realidad se va cocinando a fuego lento, mezclando distintos ingredientes que más tarde no podrán distinguirse los unos de los otros.

En esta ocasión, me gustaría hablar de uno de esos ingredientes: las creencias.

Decir “Yo Creo”, acoge ambos significados, tanto el de Creer, como el de Crear. Por tanto, las creencias son muy importantes en este aspecto. Y tenemos que preguntarnos si nuestras creencias están creando algo que es satisfactorio, en cuyo caso, las dejaremos como están. Pero en caso contrario, tendremos que sanearlas.

¿Alguien se ha llegado a cuestionar sus creencias? ¿Os habéis preguntado de dónde vienen? ¿Si hubierais nacido en otro continente, en otro país, en otra familia, tendríais las mismas creencias? ¿Son tuyas o heredadas?

Si tus creencias, no son tuyas, si no que es una Verdad Incuestionable porque lo cree todo el mundo, entonces no tienes nada que hacer. Seguirás en la misma Realidad de siempre pues tus creencias la perpetúan. Ellas son dueñas de ti. Te poseen. Es entonces cuando la creencia se transforma en tu límite. No puedes ir más allá.  Ella te lo impide.

Es el caso de todas las frases que nos repitieron insistentemente de niñ@s : “para ser alguien hay que esforzarse mucho”, “tú no vales para estudiar”, “no tienes gracia para bailar”, “no se te da bien la cocina”, “eres un desastre con el volante”, etc

Y a nivel global, son todas aquellas consignas, que los medios de comunicación se encargan de repetir hasta la saciedad: “hay escasez de agua y alimentos”, “el mundo es peligroso y violento”, “las enfermedades asolan el planeta”, “la energía es un bien escaso y hay que pagar un alto precio por ella”.

Si en cambio tu eres el dueño de tus creencias, podrás cambiarlas, puesto que tú las has elegido.Y entonces, serán tus herramientas. Podrás utilizarlas. Cuando deseas crear determinadas cosas y tus herramientas no son las más adecuadas, debes cambiarlas por otras más precisas que te ayuden a conseguir tu propósito.

Elegir Conscientemente nuestras creencias es señal de madurez, pero también de inteligencia. Puesto que cuestionarse algo es la razón de ser de la Humanidad. Véase Eva cuestionando por qué no podía comer del Árbol del Bien y del Mal y si podía del resto de árboles.

Os animo entonces, tanto a nivel personal, con vuestras creencias limitantes que os encapsulan en ser de una determinada forma, cuando quisierais ser de otra; como a nivel global a cuestionaros, si es cierto lo que os venden, y sobretodo a Elegir Conscientemente vuestras creencias para que el mundo que Creeis con ellas, sea de vuestro agrado.

Eva Vergara Ucelay

 

¿Hasta dónde llega la fidelidad de los animales?

 

Más allá de los mitos más antiguos donde se hablaba de la fidelidad de los animales, más allá de que no se separen de nuestra cama cuando estamos enfermos o que sean los primeros en notar que estamos tristes, está lo que yo llamo…. “en la salud y en la enfermedad, en la pobreza o en la riqueza, todos los días de sus vidas”. Es una especie de compromiso que adquieren por amor, sin que se celebre ninguna ceremonia, pero a la que son leales incondicionalmente.

Los animales que comparten con nosotros nuestras casas, nuestras comidas y por qué no, nuestras camas, también están presentes en nuestras discusiones, sienten nuestros problemas y comparten el estrés diario como si fueran una prolongación de nosotros mismos, y hago hincapié en la palabra nuestras con un propósito.

Hablar de discusiones, de problemas y estrés es hablar de emociones, es hablar de energía. Y los animales son receptores magníficos. No tienen una mente que les distraiga con pensamientos repetitivos de todo tipo. Son radares de nuestros estados de ánimo, conscientes pero sobretodo inconscientes y de algún modo son capaces de cargar con nuestro exceso de dramas, con nuestro exceso de conflictos y ayudarnos a sobrellevar situaciones que podrían llegar a desbordarnos cuando se superan ciertos límites.

En estas circunstancias, cuando se sobrepasan esos términos, hasta el punto de desestabilizarnos, sobreviene el fenómeno de la conversión. El doctor Salomón Sellan explica que la conversión es la” transformación de la actividad conflictual psíquica en un síntoma”, un síntoma físico con el objetivo de disminuir el estrés interior. Y no cualquier síntoma, cada tipo de conflicto, va a ser somatizado, va a ser expresado en el cuerpo, de una manera diferente.

En la actualidad, tanto el citado Dr. Sellan en Francia, discípulo del médico alemán, Ryke G. Hamer, padre de la Nueva Medicina Germánica; como aquí en España mi amigo Paco Vinagre, codesarrollador del sistema terapéutico Libertad Emocional, la antropóloga y fisioterapeuta argentina Angeles Wolder, directora de la Escuela de Descodificación Biológica Original o el psicólogo catalán Enric Corbera, con la Bioneuroemoción, son personajes muy conocidos en el ámbito de esta nueva visión de la enfermedad, que defienden la conexión de la enfermedad con el conflicto o estrés emocional, ya sea de la propia persona o de sus antepasados.

En este sentido los animales se comportan como una prolongación de nuestro propio cuerpo, somatizando o convirtiendo un problema nuestro en una enfermedad suya. Esto es un hecho que los veterinarios conocemos bien. Ciertamente no les ocurre a todos los animales, ni todas las enfermedades de nuestras mascotas hablan de conflictos internos de sus dueños, pero es una posibilidad que no hay que dejar de lado.

Para que se manifieste un síntoma, el estrés emocional que lo precede debe cumplir ciertos requisitos: como la fuerza dramática, lo inesperado de la situación y que la persona no pueda expresar o compartir su resentir. Otra característica es que no se le encuentra solución alguna al conflicto y en el caso particular de los animales, debe haber un vínculo especialmente intenso entre el humano y su mascota. Un animal nunca va a somatizar un conflicto de alguien por el que no sienta pasión.

Recientemente tuve el caso de una pekinesa con el azúcar por las nubes. Betty no era una perrita de edad avanzada ni con sobrepeso y me pareció un tanto curioso que no encajase con el perfil habitual. Pregunté a su dueña si ella era diabética. La respuesta fue negativa. Le pregunté si alguien de la familia lo era, la reacción no se hizo esperar: “si, mi marido”. ¿Cómo sería el vínculo de unión entre ellos? La mujer comentó que allá donde iba su marido, detrás iba Betty. Le esperaba en la puerta del baño a que saliera, iba tras él cuando se acostaba para dormir a sus pies, textualmente dijo “los demás no existimos para ella”.

Los gatos lejos de parecer indiferentes o fríos a lo que les ocurre a sus dueños, son otro ejemplo de compromiso “en la salud y en la enfermedad…todos los días de su vida”. Tengo especial cariño a una gatita, Cleopatra, que operé de tumores de mama hace poco tiempo. La dueña, una mujer separada de mediana edad se enfrentaba a la difícil situación de sacar adelante a sus tres hijos, uno de ellos con bastantes problemas de salud. A groso modo y sin entrar en tecnicismos, en Biodescodificación, los tumores de mama de tipo glandular, hablan de un conflicto en el hogar donde la preocupación por el hijo supera los límites de los que antes hablábamos.

En el caso de la perrita, el dueño mantenía una tasa de glucemia bastante próxima a la normalidad sin llegar a pincharse insulina, aunque si medicándose con antiglucemiantes orales.

En el caso de la gatita, la mujer no desarrolló patología alguna.

El proyecto LINDA, que inicié en 2014, se sumerge en estas investigaciones; sin embargo para llegar a conclusiones y resultados fiables se necesita la colaboración y sobretodo, la mente abierta del propietario para aportar detalles de su vida familiar o personal que arrojen luz a la sintomatología de su mascota.

Perro con sentimientos

En los ejemplos anteriores, creo que los animales ayudaron a sus amos a gestionar su estrés, somatizando estas enfermedades. Betty permitió que su dueño pudiese medicarse lo menos posible y en el caso de Cleopatra, tal vez evitara a su dueña pasar por quirófano o incluso le salvara la vida. Algo verdaderamente impactante.

Cuando nuestras mascotas enferman, y sobre todo cuando desarrollan la misma enfermedad que nosotros o algún familiar, debemos plantearnos esta posibilidad y dejar de pensar que el origen de las dolencias, tanto físicas como mentales, es fortuito.

Me gustaría acabar citando a James Herriot, autor de Un veterinario en apuros, entre otros títulos maravillosos: “Si tener alma significa ser capaz de sentir amor, lealtad y gratitud, los animales son mejores que muchos humanos”. Y desear que el anhelo de conocimiento del ser humano sea más grande que el miedo a lo desconocido o el miedo a trascender paradigmas científicos obsoletos.

Eva Vergara Ucelay