LEONA, VIAJERA EN EL TIEMPO

Que el tiempo cura las heridas, es una creencia que deberíamos desechar, por incierta. Las heridas se curan con voluntad de querer sanar y consciencia.

En nuestra memoria celular portamos información que desconocemos y que nos afecta. Entra dentro de lo que llamamos “Programas Inconscientes”. La forma de gestionar las emociones o de enfrentar situaciones nos viene de, al menos, dos generaciones atrás en nuestro árbol genealógico. Saber esto es algo que nos da la oportunidad de elegir si queremos mantenerla o cambiarla por otra más constructiva. Si deseamos seguir sintiéndonos despreciados o incapaces o cómo sea que nos hayamos sentido desde que eramos niños, o preferimos sentirnos plenos y al mando de una situación que ya no nos va a afectar como lo hacía.

Esta breve introducción sobre el inconsciente familiar, que tiene más peso del que podemos imaginar en nuestras vidas, viene a propósito del caso de Leona.

Leona, padece IBD, enfermedad inflamatoria intestinal. Es una perrita mestiza de 6 años de edad que lleva años con gastritis, dolor, y toda la sintomatología asociada al IBD de heces blandas y síndrome de mala absorción.

La biodescodificación nos habla de dos conflictos: por un lado el de “rencor en el territorio”, que afecta a la curvatura menor del estómago, cursando en la fase activa y en la epicrisis con dolor.  Y por otro el conflicto de “deshacerse del bocado” que cursa con vómitos y diarrea y que habla de una situación que no se digiere, una situación que se vive con enojo.

La propietaria de Leona,… perdonarme el término, es la costumbre, para mi significa que es la responsable de Leona, en ningún caso que un animal pueda ser propiedad de nadie. La Vida no tiene dueño, la Vida Es.

La responsable de Leona, es una mujer joven, atrevida y dispuesta, que la cuida y la quiere, en eso Leona, es muy afortunada. Vamos a llamarla Lucía, aunque no es su nombre real. Lucía descubrió Proyecto LINDA y no dudó en contactar y hacer una sesión que incluyó el estudio de su Árbol Genealógico. Vimos que por fechas, ella era doble de un tío materno. La psicogenealogía es una herramienta más para descubrir los factores que están influyendonos inconscientemente en nuestras vidas, y por ende en la vida de los animales que están inmersos en nuestra energía. Ser doble de un ancestro significa que portamos su información, mayormente su drama, aquello que no pudo superar, que le afectó internamente. La historia de este tío materno, llamado Alejandro, era bien dura: a la edad de 12 años muere su padre y es internado en un colegio de huérfanos, aunque su madre aun vive, pero tiene otra hija más pequeña (la madre de Lucía) y no puede hacerse cargo de ambos, ahora que su marido ha fallecido.  ¿Podéis imaginaros lo que vivió ese niño, que de la noche a la mañana pierde, no solo a su padre, si no el contacto diario con toda su familia y lo conocido para él?

Hay un protocolo en Biodescodificación, que permite sentir en tu cuerpo las sensaciones, y la energía que sentía el ancestro con el que estás conectado y Lucía no dudó en intentarlo cuando se lo propuse. Tras una pequeña relajación y unas instrucciones, éstas fueron sus palabras: “siento tristeza y angustia”. ¿En dónde sientes esas emociones en tu cuerpo?, le pregunté, “en la boca del estómago”, “tengo ganas de vomitar”, respondió.

En la sesión, Lucía recuerda que su tío Alejandro “se operó de una úlcera”. Era algo que no recordaba pero que en ese momento afloró a su mente. Lucía a día de hoy, no tiene síntomas digestivos, aunque me comenta que el estrés y los nervios le afectan  a ese nivel.

No dejo de sorprenderme del alcance que puede tener un suceso dramático, vivido por una persona y no expresado, el famoso Bioshock en Biodescodificación. En el caso de Leona, me limito a exponer los hechos y dar la información para que cada cual saque sus conclusiones.

Sin embargo, no puedo dejar de animar a las personas a curar sus heridas, a solucionar sus conflictos antes de que somatizen en su cuerpo, porque el tiempo, como veis, solo las cubre de arena, a la espera de ser expresadas, tal vez por alguno de nuestros descendientes, tal vez por nuestros hijos o tal vez…por nuestros animales.

Entiendo que para los lectores, no familiarizados con conceptos de Biodescodificación, el artículo sea difícil de entender, por eso he añadido enlaces en las palabras claves que redirigen a vídeos explicativos de Canal Esencia Bio. Y por supuesto, si tenéis preguntas, no dudéis en hacerlas. Cuanta más consciencia haya de todos estos programas inconscientes, menos dolor.

Por último, agradecer a Lucía, su disposición, su simpatía y buena voluntad.

Eva Vergara Ucelay

www.evaluziona.com

Canal Esencia Bio

Proyecto LINDA

Proyecto de Investigación sobre la somatización en animales de compañía, www.teaming.net/proyectolinda-biodescodificacionenanimales

ARGOS, CACHORRO DE 5 MESES

Argos tiene un accidente un tanto curioso: salta del vehículo donde viaja, cayendo a la
carretera y debido al impacto se fractura el fémur derecho a la altura de la cabeza.
Este hueso y esta localización nos habla de un conflicto de desvalorización, de tonalidad sexual, en donde la persona suele tener pensamientos como “No puedo más con esta
situación, no me siento capaz de lograrlo” Al ser pata derecha, nos habla de colaterales,
en este caso en concreto es la relación con la pareja el origen del conflicto.
El hecho de que Argos salte del vehículo llama mucho la atención y resuena con ese pensamiento de salir de esa situación insostenible que no se puede sobrellevar más e incluso de la sensación de incapacidad para salir de ella. Hay algo que la persona resiente como una oposición, con la que tiene que convivir y de algún modo se siente presionada para ir hacia un punto, al que no quiere ir.
Su dueña, es una mujer de 34 años que vive un conflicto interno hace tiempo. Su pareja habla de cuando tengan niños, dando por hecho que ambos quieren, pero para ella ser madre nunca ha sido una prioridad, e incluso es algo que no desea ser. Siente que tener un hijo es una gran responsabilidad que le llevaría a olvidarse de sí misma y expone que lleva algunos años a disposición de los demás, debido a situaciones familiares, en el trabajo y con su pareja.
Este tiempo que ha tenido que cuidar de Argos, se ha dado cuenta de que “¡si sufro tanto con un perro, cómo sería con un hijo!”
Profundizando más en la sesión que tenemos, toma consciencia de que “cuando me cojo un tiempo para mí misma, ocurre algo y tengo que dejarlo” y expresa que ese olvido de sí misma para ocuparse de los demás es algo que siente como una carga, una presión que la aleja de su bienestar tanto emocional como físico.
Sinceramente, este caso, me parece precioso, solo por la calidad humana de la dueña de Argos, que ha querido buscar la explicación de lo que les ocurrió y ha sido sincera consigo misma para llegar a entenderlo. Cuando amamos a un animal, él incondicionalmente forma un todo con nosotros, es como un pack indivisible y no sabemos dónde empieza uno y acaba el otro.
En proyecto LINDA, la hipótesis de trabajo es si los conflictos del dueño, pueden ser la causa de la enfermedad de su animal de compañía. Ya que la otra opción sería que la patología de Argos derivara de sus propios conflictos biológicos. Descarto totalmente, tal vez pecando de falta de rigor científico, que el conflicto fuera de Argos. Un cachorro de 5 meses se me hace improbable que viviera un conflicto de desvalorización de este tipo.
Hay una curiosidad más, que pone la guinda al pastel a este hermoso caso: el microadenoma en la hipófisis que padece la dueña de Argos y que es una respuesta biológica a un conflicto muy concreto: “sentirse demasiado pequeña para nutrir”, para cuidar de un hijo, ya que el aumento de prolactina consecuente al prolactinoma es un intento de su biología para suplir ese estrés que, sin duda, tiene raíces transgeneracionales.
Y además la permite tener menstruaciones irregulares con lo que, la acerca a la infertilidad. Una vez más, nuestra biología apoyando nuestro resentir.
Investigar su árbol genealógico le servirá para tomar consciencia de hechos donde, tal vez, no se pudo atender a los hijos y éstos murieron provocando situaciones dolorosas que se graban en el inconsciente familiar y que pasan a las siguientes generaciones como programas que todos portamos y expresamos en nuestras vidas.
Ella se debate, entre el pulso interno de no tener hijos y la presión de su entorno y pareja para que los tenga. ¡El conflicto está servido! Y la solución pasa por expresar su verdad y sanar sus heridas ancestrales.
Eva Vergara Ucelay, Proyecto LINDA
Proyecto de Investigación sobre la somatización en animales de compañía, http://www.teaming.net/proyectolinda-biodescodificacionenanimales