SALTE DEL PROGRAMA

Somos materia y somos espíritu, tenemos un cuerpo físico denso y otros tantos cuerpos sutiles, somos la suma de una programación biológica, a la vez que disfrutamos de la capacidad de dirigir nuestra consciencia . Esta es la dualidad donde estamos sumergidos: nuestro consciente y nuestro inconsciente generando esa división interna que se proyecta en el exterior.

Siempre que repetimos pensamientos, situaciones tóxicas y rutinas autolimitantes estamos manifestando nuestro programa biológico. Porqué? Porque nadie conscientemente elige repetirse a sí mismo pensamientos negativos que le hagan sentirse incapaz o inseguro, nadie voluntariamente elige vivir situaciones donde experimentar miedo, ira o tristeza, emociones todas que lo que hacen es bajar nuestra frecuencia vibratoria y por consiguiente, nos hacen sentir mal.

Tu programa biológico, es todo lo que tú no eliges:

¿Has elegido tu raza?¿Has elegido tu género?

¿Has elegido el país donde has nacido?¿Has elegido la religión a la que perteneces?

¿Has elegido ser torpe en matemáticas?¿Has elegido tener problemas con el alcohol?

¿Has elegido pelear siempre con tu pareja por las mismas cosas?

¿ Acaso has elegido la enfermedad que padeces?
Antes de nacer, ya nos instalan varios programas, si alguno de nuestros padres ha perdido a un ser querido y no lo ha podido gestionar, inconscientemente, nos adjudicarán el programa de sustituirlo y traer su memoria. Es uno de tantos programas posibles: revivir al que se marchó. Seremos yacientes y no sabremos por qué hablamos tan bajito o evitamos ir a fiestas

Luego al nacer: se instalan el sexo, eres mujer por ejemplo, la religión, cristiana por ejemplo, y la clase social, obrera, por ejemplo.

Tus rasgos físicos animarán a tus familiares a etiquetarte como “guapa” o “fea”.

Y en los 7 primeros años terminarán de acoplarse programas de “pobreza” y escasez, acordes con tu clase social, que determinarán tu relación con el dinero y la forma de conseguirlo,  miedos varios dependiendo de las experiencias tempranas y de los miedos de tus padres (como a las tormentas, a las arañas, etc)  y los límites del Amor, es decir, el amor entre las personas, hasta dónde puede llegar, si se debe expresar, dónde y cómo. Y el pack final, tus cualidades más destacadas: si eres buen estudiante, o no, si eres trabajador, o eres un vago, si eres sociable y simpático o por el contrario eres retraído y arisco,  si odias a los gatos o los adoras, etc

Cuando está completo el software, lo ponemos a rodar y esos programas atraen situaciones que confirman nuestros propios límites, los del Amor, los de nuestra clase social, etc, etc

La personalidad está formada, creemos que somos “Eva”, lo mismo que la medusa cree que es una medusa, pero si desaparece la membrana que la separa del mar, se convierte en agua. Yo creo que soy Eva, me identifico como mujer, española, buena estudiante, sociable pero reservada, sin miedo a los gatos, por suerte!!!

Bien, si no hemos elegido qué religión practicar, ¿por qué nos sentimos heridos porque otra persona practique otra y no ayune los 40 días al año que se debe hacer, por ejemplo? Seguramente, ella tampoco eligió su religión, está en automático, igual que nosotros.

Si no elegimos nacer en este país, ¿por qué ingresar en el ejército y defenderlo de otra persona que nació 10 km más al sur y por ello bajo otra bandera? Evidentemente, él tampoco eligió nacer allí.

Estas son unas de tantas preguntas que nos podemos hacer porque en el momento que te identificas con un programa, entras en confrontación con los que se identifican con otro que no es el tuyo y aparecen todo tipo de conflictos: bélicos, ideológicos, familiares, etc que lo único que hacen es SEPARAR a las personas.

Algo realmente casi imposible porque estamos todos conectados, no estás separado. La ilusión de la separación es tan fuerte, el escenario y el atrezo es tan real que crees que eres una pieza independiente, sin conexión con el engranaje de la Vida.  

Joe Knowbody dice que si hiciéramos preguntas a cada persona del planeta, todos diríamos que queremos paz. Y si todos queremos paz y prosperidad, ¿por qué no se está manifestando eso mismo??

¿Programas, creencias, manipulación de un sistema que nos quiere separados y enfrentados, o todo a la vez????

Juntos podemos crear el mundo que queremos,  separados solo podemos dejar que nuestros programas entren en conflicto los unos con los otros.

La única forma de conocer tus programas es observarte, la autoobservación, el autoconocimiento, para sacarlos a la luz.

Despierta, Empoderate, Observate, la Consciencia es la llave. Recuerda, cuanta mayor consciencia, menos dolor interno

Date cuenta que siempre que decides hacer algo nuevo, que no está en tu programación inconsciente, algo que pensabas que no serías capaz de hacer, o que reprimías por el que dirán o que no te atrevías y un día encuentras el valor para hacerlo, ese día estás derribando los límites de tu propia cárcel mental, ese día tu consciencia se expande y tu voluntad soberana se afianza.

Es como coger los mandos de un avión, que siempre ha volado en piloto automático de Montreal a Madrid. Ahora, si quieres, puedes desviarte y hacer esa parada en París, que siempre has deseado pero nunca estuvo en tu ruta de vuelo.

Y por suerte hay un momento del día, cada día, en que puedes experimentar la sensación de estar sin programas, sin personalidad, sin ego. Es ese primer instante, al despertar, antes de abrir siquiera los ojos, tu mente está en blanco, tu cuerpo relajado, acabas de encender tu biomáquina, y aún no sabe si funciona con windows 7 o windows 10. Es muy fugaz, es como ese segundo, que hay entre dos notas, que parece imperceptible, pero que si le prestas atención, existe, y puedes deleitarte en su silencio, antes de escuchar la siguiente nota. Fíjate, mañana mismo al despertar, antes de abrir los ojos, observa tu paz, tu respiración pausada, tu silencio interior, antes de saber que eres “fulanita” o “menganito” , estate atento porque enseguida, llega el ruido, la tensión, eres alguién, se descargan todos los programas y tu mente es invadida por pensamientos de tareas que “fulanita” tiene que hacer, pagos y compromisos que “menganito” ha adquirido y que apagan de forma abrumadora ese silencio.

Dice Enric Corbera, que no podemos vivir sin programas, pero podemos cancelar aquellos que nos empujen al sufrimiento y sustituirlos por aquellos que nos hagan sentir plenos.

Te animo a Crecer, a englobar todos los colores, no creas que eres solo el rojo y te identifiques con él, porque así te empobreces.

Descubre que eres la Totalidad de la paleta de colores, si te posicionas en uno solo, el resto de los colores pasarán a ser “los demás”, “los opuestos” y ya estás fragmentado, ya estás en dualidad.

 ¡¡¡Descubre quién eres en realidad!!! 

Y cuestionate todo lo que hagas, ¿por qué lo estás haciendo? ¿Por inercia o lo has decidido tú? ¿Estás en automático o tienes los mandos? ¿ Mandan tus programas o utilizas tu Consciencia? ¿Estás en dualidad o en Unidad?

Puedes ver y compartir el video en  Canal Esencia Bio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s